Cada vez son más las personas que eligen tomar un curso online, es decir, a través de las enormes posibilidades que nos brinda internet, ya sea para formarse, capacitarse, actualizarse o simplemente desarrollarse dentro de un variado abanico de profesiones, hobbies e intereses. En este sentido es necesario contar con toda la información necesaria para estimar el precio de esos cursos en términos de dinero, evitando así ser estafado o bien sometido a una erogación por encima de los valores razonables.

Lo primero que debemos establecer es el tipo de curso que deseamos tomar. Si bien la mayoría de ellos comprenden módulos de estudio y estructuras similares, el contenido es distinto, así como su complejidad, de modo que el primer cálculo acerca del precio debe tomar en cuenta estos factores. No será lo mismo anotarse en cursos de infectología, por ejemplo, cuya complejidad y niveles de contenido son realmente específicos, que tomar un curso de otras variantes del ámbito de la salud, como podrían serlo los cursos de obstetricia. Es decir que la temática del curso será entonces una buena forma de estimar su precio.

El segundo ítem que debemos tomar en consideración es el tiempo que durará el curso. En este aspecto, las posibilidades son enormes. Algunos cursos duran unas pocas semanas, en general, aquellos dedicados a oficios de distinta índole y naturaleza, como podrían ser la jardinería, repostería o fotografía. En este apartado se inscriben, además, los cursos sobre cuestiones ligadas al esparcimiento y el cuidado físico y/ estético. Esto no significa que necesariamente sean más económicos para el usuario, pero si trazamos una norma general veremos que el valor de un curso es bastante proporcional a su duración.

cursomedionline

Cuando hablamos de profesiones, en cambio, los cursos pueden llegar a ser un poco más largos. Idiomas, medicina, tecnología, son ámbitos en los que este tipo de programas de estudio a través de internet pueden llegar a constar de varios meses, incluso de un año entero; razón por la cual sus valores oscilan ligeramente pero en términos generales cuestan un poco más debido a la complejidad de los temas a tratar.

Tal como vemos, para estimar el costo razonable de un programa de estudios a distancia se evalúa en términos de contenido y horas disponibles. Es muy importante que el usuario se informe en detalle acerca de estas cuestiones, sobre todo si el monto de dinero que piensa invertir en su formación requiere obtener resultados de forma rápida, por ejemplo, en aquellos cursos online que permiten algún tipo de salida laboral.

Para finalizar, el último punto que conviene tener en cuenta es el método de pago, ya sea con tarjeta de crédito, transferencia bancaria o depósito. En general, este tipo de plataformas virtuales admiten distintas formas de pago; algunas de las cuales pueden debitarse de forma automática. Pero cuidado, es conveniente estudiar de antemano cuál de todas ellas es la más económica, ya que no es inusual que, una vez iniciado el curso, el usuario desee darle de baja, supongamos, luego de una semana. En este sentido, existe una regulación muy estricta que las páginas de cursos deben seguir a rajatabla, pero que no siempre aparece claramente en la llamada letra chica.

Sea cual sea el interés que mueve al usuario, tal vez su formación personal, actualización en algún oficio o profesión en el que ya se desarrolla, o bien como forma de expandir conocimientos y aprender: los cursos online son una inversión que debe ser entendida como tal, es decir, como una erogación de dinero y de tiempo que, a cambio, nos provee un servicio que justifica esa inversión y nos otorga un valor agregado a nuestra vida, tanto personal como profesional.